¿Es posible ahorrar un 30% de fertilizantes controlando el Ph del agua de riego?

El pH del suelo es una de las variables más importantes a tener en cuenta para una correcta gestión de su explotación agrícola, pues afecta directamente a la disposición de los nutrientes del suelo y está implicado en muchos procesos químicos que en él se producen. 

controlar ph


¿Qué es el PH?


Las siglas Ph significan potencial o peso de hidrógeno (Pondus Hydrogenium), y representa el grado de acidez o alcalinidad de una solución. 

El valor del Ph está comprendido entre 0 y 14, siendo soluciones ácidas aquellas con valor inferior a 7, y soluciones básicas o alcalinas aquellas con Ph comprendido entre 7 y 14. 

Las soluciones neutras tienen un valor de Ph igual a 7.

¿Por qué es importante el Ph del suelo?


El Ph ácido facilita la liberación de los nutrientes propios del suelo y los mantiene disueltos junto con los nutrientes aportados mediante fertilización, por lo que la planta puede absorberlos con facilidad. 

Sin embargo un Ph básico impide esta liberación y los mantiene bloqueados junto a otros elementos, dificultando su absorción.

Por otra parte, con Ph del suelo por debajo de 5,5 pueden aparecer problemas de toxicidad por exceso de algunos elementos fácilmente solubles por debajo de ese valor, como el Aluminio y Manganeso.

El ph del suelo no solo condiciona la disponibilidad de nutrientes para la planta sino que puede influir en posibles toxicidades y pérdida de rendimiento de su plantación.

¿Cuál es el Ph ideal del suelo?


El rango de Ph que permite un mayor porcentaje de nutrientes disueltos y asimilables sin riesgo de toxicidad se sitúa entre 6 y 7.

Pero no todos los cultivos tienen las mismas necesidades ni son igual de sensibles a toxicidades, por lo que lo ideal sería lograr un Ph personalizado para cada cultivo y suelo que permita el máximo aprovechamiento de los nutrientes propios del suelo y aportados mediante fertilización.

 

¿Se puede corregir el ph de un suelo?


Aportaciones de materia orgánica, azufre o sulfato de hierro promueven la acidificación del suelo, mientras que aportaciones de caliza o cal viva producen un efecto alcalino.

Sin embargo estas aplicaciones suponen un coste muy elevado y generalmente las variaciones de Ph obtenidas son inapreciables.

La opción más interesante no es pretender modificar el Ph del suelo sino regular el Ph de la solución en la que se aplican los nutrientes, es decir, del agua de riego.

Hoy en día el método más extendido y con el que se consiguen los mejores resultados es la fertirrigación, una técnica que permite la aportación simultánea de agua y fertilizantes en una solución con Ph regulado para garantizar a la planta la máxima disponibilidad de los nutrientes.

Con esta tecnología y una buena programación se puede conseguir una alta eficiencia en el uso de fertilizantes y por consiguiente un ahorro considerable en los costes de producción.

¿Tienes alguna pregunta?




Patrocinado



¿Necesitas una instalación de riego?

Averigua cuánto te cuesta




Más leído esta semana:

Agricultura Ecológica sí o sí
La agricultura sostenible que ha llegado para quedarse

Reduce un 30% tu gasto en electricidad
Diez consejos para ahorrar energía en tu instalación de riego

Mar Menor. Las causas del deterioro que los medios no cuentan
Las siete plagas del Mar Menor

El avance imparable del riego subterráneo (RGS)
Las ventajas del riego subterráneo que nadie discute